Seguidores

viernes, 27 de agosto de 2010

Otra de miedo...

La siguiente historia paso también hace mucho tiempo, no tanto como la anterior que conté.

El momento fue cuando estaba trabajando en minera Escondida, hacia labores de supervisor y operador, recuerdo que trabajabamos de las 8am hasta las 8pm, todo el día, con un turno de 4 por cuatro 4, es decir cuatro días en faena y después cuatro días de descanso en la ciudad, pero esa información no es importante en el momento.

Existía en ese momento los comentarios que habían almas en pena en el área de oxido, más especifico en la parte de SX, que es extracción por solvente, decían que rondaba el espíritu de un trabajador que murió en faena, y como su muerte fue tan fuerte y de repente que jamás se percato que murió, por tal su alma sigue rondando el sitio, ya que jamás se enterró de su muerte.

Entonces se preguntaran que me sucedió, como decía esto paso hace mucho mucho tiempo, diría aproximadamente hace casi 6 años, como decía era operador y supervisor, la dotación era pequeña solo eramos 3 o 4 trabajadores para el control metalúrgico de la planta.

La misión que teníamos día a día era tomar muestras de cada parte del proceso, en la cual se enviaba a la ciudad para su análisis químico, para que posteriormente se recopilaba la información de los datos, para saber el buen funcionamiento de la planta.

Sucedió un día de termino de turno, es decir un cuarto día, nos quedaba solo un muestreo que realizar, era el más largo, debíamos tomar muestras liquidas de varios puntos de la planta de extracción por solvente, recuerdo que para agilizar la tarea nos dividimos con mi compañero. En ese momento yo no manejaba, por tal él se llevo la camioneta y yo a pie tomaba cada toma de muestra.
 
Pero, casi en el último punto de muestreo, sucedió lo inexplicable, me faltaba solo un punto más, sin aviso siento que alguien me toma el hombro, yo sin vacilar le digo "que ya termino", y me voy a la camioneta, para finalizar en el laboratorio para dar termino al turno.

La palmadita en el hombro, se repite, en voz alta le digo: "ya hombre, se termino acá y voy, si es temprano todavía!!!!", posterior a eso me extraño, que jamás existió respuestas, ni menos escuche el sonido de los pasos al venir, ni menos al retirarse, el espacio es abierto, miro a todos lados, y no había nadie. Tomo la ultima muestra, me dirijo a paso rápido, llego mucho antes al punto de encuentro, antes que llegase la camioneta, incluso mi compañero me dice "la hiciste cortita", mientras que yo estaba pálido, muerto de miedo.

En el camino, le cuento lo que me sucedió, llegamos al laboratorio, nadie se extraño de mi historia, incluso varios confirmaron que se trataba del finaito, muerto en pena, que a la gran mayoría le saluda de esa manera, algunos decían que tarde, bien tarde de noche, se veía caminar sobre los techos.

No se si creer o no, pero de que sucedió sucedió.

Otro día contare otra historia más terrorífica que esta, aquella también sucedió en faena, pero fue más actual, pero esa es otra historia...

saludos!

8 comentarios:

  1. UFFFFFFFFFFF Carlos... las historias de almas en pena siempre me han hecho sentir miedo y me hacen dar muchas vueltas a la cabeza.
    Esa palmadita en el hombro...por favor... que terror. BESITOS Y SALUDITOS DESDE EL NORTE DE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  2. Aggg! hubiése muerto de miedo a la primera palmada, ¡ que horror! y dices que hay otra más terrorífica.

    Estaremos esperando, mientras tanto cuídate.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Si me pasara eso no sé cómo reaccionaría sinceramente pero sé que una de las posibilidades más altas es que saldría corriedo para nunca volver.

    saludos

    ResponderEliminar
  4. Te cuento Carlos, en Venezuela paso mineros Venezolanos, y una tragedia, paso muy paresido, murieron seis mineros Venezolanos, no es inventos mios paso de vedad.

    ResponderEliminar
  5. Cuando yo trabajaba en el Hospital más antigüo de mi ciudad me decían igual que había muchas almas en pena, y yo salía a buscarlas en determinadas horas, es decir caminaba por los pasillos sola, pero nunca me paso nada... algunos lo sienten otros como yo nunca los sentimos.
    Besos y abrazos, nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  6. hay nanita!

    esta padre que no se necesite de saltos ni mucho trabajo para entretener al lector, me gusto mucho la historia.

    :D

    ResponderEliminar
  7. Liova: si en el momento no me percate, pero despues el susto ni contarlo.

    La Malquerida: si pronto vendra la historia pendiente, esa si es de miedo.

    Guerrero: totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar
  8. Conversaciones de todo: en serio, pronto escribe sobre esa historia en tu blog.

    Madame milagros: entre mas alerta uno se pone, menos tiene las posibilidades de ver.

    Reptilio: entonces espere a la que viene...


    saludos!

    ResponderEliminar