Seguidores

sábado, 15 de octubre de 2016

Ernesto Sabato, gracias... y otras hierbas.


Y como Martín le preguntó si entre dos seres que se quieren no debe ser todo nítido, todo transparente y edificado sobre la verdad, Bruno le respondió que la verdad no se puede decir casi nunca cuando se trata de seres humanos, puesto que solo sirve para producir tristeza y destrucción. Agregando que siempre había alentado el proyecto (“pero yo soy nada más que eso: un hombre puro de proyectos, agregó sonriendo con tímido sarcasmo), había alentado el proyecto para escribir una novela o una obra de teatro sobre eso: la historia de un muchacho que se propone a decir siempre la verdad, siempre, cueste lo que cueste. Desde luego, siembra la destrucción, el horror, y la muerte a su paso. Hasta terminar con su propia destrucción, con su propia muerte.


-Entonces hay que mentir- adujo Martín con amargura
– Digo que no siempre se puede decir la verdad. En rigor, casi nunca.
– ¿Mentiras por omisión?
– Algo de eso – replicó Bruno, observándolo de costado, temeroso de herirlo.
– Así que no cree en la verdad.
– Creo que la verdad está bien en las matemáticas, en la química, en la filosofía. No en la vida.

En la vida es más importante la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza. Además, ¿sabemos acaso lo que es la verdad? Si yo lo digo que aquel trozo de ventana azul, digo una verdad. Pero es una verdad parcial, y por lo tanto una especie de mentira. Porque el trozo de ventana no está solo, está en una casa, en una cuidad, en un paisaje. Está rodeado del gris de ese muro de cemento, del azul claro del cielo, de aquellas nubes alargadas, de infinitas cosas más. Y si no digo todo absolutamente todo, estoy mintiendo.

Pero decir todo es imposible, aun en este caso de la ventana, de un siempre trozo de la realidad física. La realidad es infinita y además infinitamente matizada, y si me olvido de un solo matiz, ya estoy mintiendo. Ahora imagínese lo que es la realidad de los seres humano con sus complicaciones y recovecos, contradicciones y además cambiantes. Porque cambia a cada instante que pasa, y lo que éramos hace un momento no lo somos más.

¿Somos, acaso, siempre la misma persona? ¿Tenemos acaso siempre los mismos sentimientos? Se puede querer a alguien y de pronto desestimarlo y hasta detestarlo. Y si cuando lo desestimamos cometemos el error de decírselo, eso es una verdad, pero una verdad momentánea, que no será más verdad dentro de una hora o al otro día, o en otras circunstancias. Y en cambio el ser a quien se la decimos creerá que ésa es la verdad, la verdad para siempre y desde siempre. Y se hundirá en la desesperación.



(Sobre Héroes y tumbas, Ernesto Sabato)





Otro escritor inspirador, y de paso les presento mi pequeña oficina en donde trabajo, donde trato de aportar con verde entre tanta industrialización.




A veces las saco a tomar sol...




Buen fin de semana
CarlosMxAx



17 comentarios:

  1. No he leído mucho de Sabato, pero de él me gusta como trata la psicología de los individuos. Ya te conocemos un poco mas, veo que tienes plantas en tu casa y tambien en el trabajo y que las sacas al sol. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabato, años que no leía lago de él, tengo recuerdos de cuando lo leí de joven, y esa eterna lucha que tenia con su creaciones

      saludos!!

      Eliminar
  2. A mí también me gusta Sábato y, en concreto , la obra que citas.
    También es un placer leerte a ti y percibir tu exquisita sensibilidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu visita, prometo pronto visitar tu blog
      Saludos!!

      Eliminar
  3. La verdad y la mentira se entretienen burlándose la una de la otra.
    Por lo menos la oficina tiene un toque personal.
    Salu2, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!
      O ambas son parte de una sola cosa...???

      Eliminar
  4. Todo es tan relativo...
    Yo también pongo verde/vida a a mi lugar de trabajo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo depende del cristal que se vean las cosas veedades a medias o mentiras disfrazadas para no causar dolor??
      Saludos!

      Eliminar
  5. Tienes dedicatoria en mi entrada del 1 de octubre.
    ¿la viste?

    ResponderEliminar
  6. Que bonitas las plantitas, recuerdo un cactus chiquito que había en la casa y que se la comieron los perros ¬¬

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. uy que pena, pero lo más probable que el perro estuviera enfermo del estomago, las propiedades curativas de los cactus no tiene limite, y quizás el perro tenia gastritis

      saludos!

      Eliminar
  7. La verdad es que se trata de un texto que no dice ninguna locura, más bien al contrario. Siempre había pensado algo así, solo que no hubiera sido capaz de expresarlo con tanta claridad :)

    ¿Ese es tu espacio de trabajo? ¡Parece importante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, es mi pequeña oficina, y tiene grado de importancia certifico el control de calidad de la planta de cobre.

      Eliminar
  8. Gracias Por pasar por mi blog.
    Me permitirdo pasar tu blog a mis segidores para que visite

    ResponderEliminar
  9. Gracias por acercarnos a Ernesto Sabato por medio de este extracto. Es una manera preciosa de representar los intrincados sentimientos humanos; porque, ciertamente, y muchas veces, preferimos vivir una mentira piadosa antes que una verdad libertadora. Nos gusta que nos engañen, porque así podemos vivir en paz. Pasa en el amor, en la política, el la publicidad, en todos lados.

    Más saludos, Carlos.

    ResponderEliminar