Seguidores

viernes, 22 de septiembre de 2017

ARAUCO




Mientras en Europa se cuenta el año 1546, en las profundidades de los bosques sureños un frágil niño llamado Leftaro descubre que los wekufe de sus peores pesadillas se han vueklto una realidad. Se trata de una invasión que marcará para siempre la vida en las tierras de sus antepasados, pero también el primer signo de su destino inmortal.




Es 1550, año del Señor. Cuatro años después de la invasión que cambio para siempre la tranquilidad de los valles del sur, Felipe Lautaro es asediado por pesadillas que hacen tambalear su lealtad a Pedro de Valdivia y sus ejércitos de la Corona. En la tensa vigilia para la batalla, la revelación de que un antiguo héroe es ahora un soldado de los españoles lo arrastrará hasta su propio padre, el Cacique Curiñancu





Una estrella surca los cielos y cae en los bosques del sur, entre los soldados de la Corona y los guerreros de la Tierra. Es la señal que da inicio a la cruenta batalla; un oscuro presagio para Curiñancu y los suyos, una bendición divina para Pedro de Valdivia y sus huestes. Se trata de la estrella de Lautaro, quien finalmente eligirá entre convertirse en el príncipe del reino nuevo de Valdivia o en el libertador del pueblo mapuche.





Para sus antiguos amigos, la sangre que Lautaro lava en el río de su Tierra natal es la de su propio padre. Ya de regreso entre los suyos, este no solo deberá luchar cuerpo a cuerpo contra sus enemigos de la infancia para probar que merece vivir sin ser considerado un traidor, sino también para conseguir de vuelta su nombre original, Leftaro, y así probar a todo su pueblo que es quien los conducirá al triunfo sobre los demonios invasores.





 DESPERTARÁ EN LAUTARO LA POSIBILIDAD DE UNA AMISTAD ENTRE PUEBLOS GUERREROS...


Guión y argumento: Julian Figueroa
Dibujos: Mirko Vukasovic

sábado, 16 de septiembre de 2017

Oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura. (Segunda Parte...)

Ya como decía Chusa, que la imágenes de la entrada anterior parecía del viejo Oeste, en esta segunda parte la gran mayoría de las fotografías corresponden a exteriores.

Eso si, cuando indique que en los inicios las salitreras eran administradas por empresas de EEUU, existe un error,ya que en 1902 pasa a manos de The New Tamarugal Nitrate Company. En 1913, Santa Laura paraliza sus trabajos hasta 1920, año en que se implementa el sistema de extracción Shanks que mejora los rendimientos de la oficina. Este proceso se realiza entre 1918 y 1920, bajo la dirección del constructor William J. Clayton, para la “London Nitrate Co. Ltd”. 

Como también sus principales producto final son: se utiliza principalmente en la fabricación de ácidos (nítrico y sulfúrico) y nitrato de potasio. Además, es un agente oxidante y se usa en agricultura como fertilizante nitrogenado que puede reemplazar a la urea por su alto contenido en nitrógeno.

Otros usos son en la medicina y en la fabricación de pólvora, dinamita, y otros explosivos, pirotecnia, vidrios, fósforos, gases, sales de sodio, pigmentos, conservantes de alimentos y esmalte para alfarería, entre otros.


Así la previa explicación los invito a la segunda parte del paseo por el pasado, en donde se ven talleres, piscina de veraneo, hospital, teatro, escuela, plaza central, y oficina de administración del campamento salitrero...


























Que tengan un buen fin de semana.
Saludos
CarlosMxAx

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura. (Primera Parte...)

Las oficinas salitreras Santiago Humberstone y Santa Laura son dos antiguas oficinas salitreras, actualmente las más conocidas están administradas por la Corporación Museo del Salitre y declaradas Monumentos Nacionales y Patrimonio Cultural de la Humanidad. Se ubican en la comuna de Pozo Almonte, Región de Tarapacá, en Chile.

Ubicadas a 47 kilómetros al este de la ciudad de Iquique, son monumentos nacionales y, desde el 17 de julio de 2005, son Patrimonios de la Humanidad de la Unesco y están incluidas en la Lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro. Ambas salitreras, aunque originalmente funcionaron de forma separada, son en la actualidad el principal reflejo del período de esplendor y contrastes que vivió la región entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Santa Laura, en su mejor período, contó con una población de 425 habitantes, mientras que Humberstone sobrepasó los 3.500 habitantes.

Entre tanto trabajo, hace como dos semanas, aproveche el buen tiempo para viajar a conocer las antiguas salitreras del Norte de Chile.
Les dejo las fotografías de este breve paseo, que las disfruten...



























CarlosMxAx