Seguidores

viernes, 28 de junio de 2013

Paranormal...

Déjame contarte un historia, una historia entre tantas historias paranormales que me han sucedido en faena, esta historia es reciente, algunos creerán otros no, pero de que me sucedió me sucedió, en el momento analice la situación con mucha calma, jamás entre en pánico, pero no niego que me dio miedo, lo extraño, lo cual después de buscarle alguna explicación no encontraba lógica. Después que lean quizás no sea tan de miedo, pero en el momento que me sucedió la piel se me puso de gallina.

Como en toda faena minera, siempre están las historias de almas en pena que visitan a sus colegas todavía vivos, esto me sucedió un día que por falta de dotación debí subir solo a la planta piloto, estábamos con pruebas de columnas de lixiviación de 10 metros, la solución de alimentación que se almacenaba en bidones de 20 litros, por su peso y normas de prevención se debía subir en un canastillo anclado a un tecle eléctrico que subía los bidones por los 10 metros en vertical, la subida del tecle, su accionar, es lento, con el comando debes estar supervisando que el canastillo no se trabe en ninguna estructura de metal, ya que el resultado podría ser lamentable que se voltee y con esto la solución cayendo de varios metros, bueno indico que se conea el área para delimitar paso de personal en carga suspendida, ya era el fin del día, era la ultima tarea que debía realizar, estaba ya en los últimos bidones, y como indique la subida es lenta, uno además de ver el canastillo ve todo lo que sucede en el primer nivel.

Recuerdo muy bien que la balanza que se ubicaba en el primer piso, primero se encendió el indicador de peso, yo me dije debe ser el viento que activo el sensor de peso, ya se apagará, pero no fue así y para mi asombroso luego de unos segundos la balanza inicio a marcar peso, subiendo en kilos de a poco llegando hasta 75kg, lo recuerdo muy bien, con miedo tratando de darle alguna lógica subí los bidones, los saque del canastillo y baje a la planta baja, ya la balanza no marcaba peso, me quede varios minutos esperando a que se repitiera el fenómeno, el viento siempre fue el mismo, y jamás se encendió, espere varios minutos y no se repitió, pero yo recuerdo muy bien que algo o alguien aquella noche de otoño se pesó. 

Crea quien me crea, pero yo digo algo paranormal sucedió aquella noche...

CarlosMxAx

domingo, 23 de junio de 2013

Domingos dominicales...

Domingo, temprano por la mañana, en el trabajo, ya es segundo día del turno, una pequeña pausa entre la reunión de partida y de salida a terreno a generar los trabajos en la planta piloto. 
En esta pequeña pausa les presento a mi vecino perro, se llama Doky, todos los días cuando llegó en la noche sale a saludarme con su pata, truco que le enseñe y solo me saluda a mi, si incluso el día de la foto le dije que se quedara quieto para uno foto y él muy obediente poso para la fotografía, extraño ya que todo el día anda jugando y con la lengua afuera, pero para la imagen se quedo bien quieto.


Y, recuerdan que en entradas anteriores, comente que el clima en Calama está muy extraño, bueno ahora me toco una granizada de aproximadamente 15 minutos, pero lo malo que toco en pleno trote matutino, así que hacerse el valiente, menos mal que estaba cerca de la casa y ya casi terminando, apenas llegue tomé esta instantánea.



Como les decía esta muy, pero muy extraño el clima en la zona...

Que tengan un buen inicio de semana.
CarlosMxAx